Eventos no alcohólicos ni ruidosos

Que lo hay, el Concejal de Cultura suele ser, además, liberado (dedicación exclusiva).

¡Ya imagino que lo hay…!

Pero, a ver: que quizá esto de los concejales es como los muebles de Ikea… Igual no han leído bien las instrucciones y están mal montados o algo… o han llegado defectuosos…

Porque lo normal es que funcionen, aunque no sean de primera calidad. Yo trabajo todos los días “hábiles”, y me da tiempo a hacer un montón de cosas…! (En mi trabajo).

No funciona, está claro. Porque, pum, lunes, jornada de 6 ó 7 horas. Pum, martes, otras seis horas. Y el miércoles. En fin, como mínimo debería funcionar hasta el viernes. Digo yo. Y la semana siguiente. Y todos los meses, pum pum pum, y con sus pagas extras y todo cotizado… ¡Un mes tras otro, tantas jornadas…! Los trabajadores normales, de serie, producen. La gente con sueldo, pum, trabaja.

Otra cosa es que no se le pagase, claro. O que no tuviera medios, teléfono y tal… ¿un despachito quizá? ¡No lo tendréis metido en un chamizo! Puede que esté descontento/a con el horario, o que este sea muy rígido… ¿Tiene calefacción?

Lo malo es que creo que el/la que se elige, se queda, y no admiten devoluciones. A veces, con las teles antiguas, la dabas un manotazo y funcionaban… Mirad a ver. :face_with_raised_eyebrow:

(Ah, que ahora lo que se hace es “reiniciar”; que luego funciona todo).

¿Y por qué va a tener que deslomarse a trabajar el concejal de turno si hay desinteresados como Herr Paulaner (o Delafuente o Imago) que por un módico (o quizás no) beneficio le hacen el trabajo y así él se puede dedicar a otros asuntos más importantes para los ciudadanos? Otra cuestión, está muy bien esto de buscar ideas para organizar eventos no alcohólicos o ruidosos. Pero ¿qué hacemos luego con ellas? ¿A dónde las llevamos? ¿Existe algún mecanismo, oficina, protocolo para que los ciudadanos podamos hacer llegar nuestras sugerencias o ideas a “nuestros” representantes? Me respondo solo: ¡No, no lo hay!

1 me gusta

¿Existe algún mecanismo, oficina, protocolo para que los ciudadanos podamos hacer llegar nuestras sugerencias o ideas a “nuestros” representantes?

¡Equilicuá! Lo que yo decía!

Que miren bien el embalaje en que venía el concejal. Según norma ISO, deben traer ese mecanismo. Son dos piezas simétricas, con forma de bacinilla pequeña. Se llaman “orejas”, y hay que encajarlas a cada lado de la cabeza, con una ligera presión hasta que se oiga un “clic”. Con ese mecanismo el concejal queda capacitado para escuchar a cualquier vecino.

Otro asunto es que estos “concejales de última generación” vienen con un diseño chulísimo, pero la batería dura muy poco. Además, cuantos más ciclos de recarga, a lo largo de la legislatura, menos va durando la energía del concejal. Añadid a esto el hecho conocido de que si no los tocas, entran en “modo reposo” (y cuidao: hasta “modo hibernación”).

En esta España una, grande, y con olor a tigre, todo funciona principalmente movido por dos fuerzas: la Pereza y la Imaginación. En realidad, la pereza es un modo de ahorro energético, y los políticos vienen muy provistos de ella. La imaginación la pone gente como Herr Paulaner (un prohombre del que solo conocemos el pseudónimo!), que consigue financiación municipal para una campaña publicitaria de su empresa, a la vez que proporciona “cultura” y “fiesta” a Laredo.

Luego el mecanismo existe, pues alguien sabe dónde coños está el botón. Supongo que el “secreto” es la unión de esas dos fuerzas: la imaginación y la pereza. Si se va al concejal correspondiente con una propuesta, bien planeada y acabada en todos sus detalles… funciona. Lo que no puedes ir es con una “idea” sin más, o con partes inacabadas, flecos sueltos. El concejal tiende a conservar batería, y no se va a levantar a consultar papeles, o a mover jaleos por teléfono, escribir, o cosas así… Pero si llevas algo donde solo tenga que estampar la firma (o parecido, de esfuerzo liviano) y además lo que le llevas tiene la ventaja de que parezca algo organizado por el ayuntamiento… ¡eso se realiza! (Porque además hay dinero de sobra).

Aquí la imaginación (y el esfuerzo) lo ha puesto Herr Paulaner :alien: , que seguro que ha llevado su idea bien acabadita. El Ayuntamiento da dinero y sitio, con lo cual cumplen con lo de la conservación de energía de los concejales.

¿Existe algún mecanismo, oficina, protocolo para que los ciudadanos podamos hacer llegar nuestras sugerencias o ideas a “nuestros” representantes?

El mecanismo venía en la caja; que lo miren. La oficina se llama “Concejalía de Cultura”, y está. El protocolo ya lo he explicado: llevar las cosas ya hechas de casa.

:nerd_face:

1 me gusta

Es que no es necesario que la haya. Si no me he despistado mucho, la idea que lanzo es si las personas que asistimos a este foro, que me gustaría pensar que somos muchas y preocupadas por mejorar este pueblo, somos capaces de organizar eventos cuyo éxito no sea el consumo alcohólico o el ruido estrepitoso. Si somos capaces, como sociedad, de reunirnos en torno a un foro web y aportar ideas que puede desarrollar después una persona, un grupo, un grupo con apoyo municipal o un ayuntamiento o una empresa o…

¿Somos capaces, la gente que habita este pueblo, de crear un evento que reúna a toda la población en torno a él? ¿Somos capaces de idear un evento que, de ejecutarse, sería el orgullo del pueblo entero? Y que, quien no vaya, pueda quedarse en su casa tranquilamente, sin ser molestado por lo que ocurre en el exterior.

No importa si no hay a dónde llevar lo que se nos ocurra. Se trata de intentar crear un evento tan genial que haya interés por desarrollarlo. Es un ejercicio de imaginación y de dominio de nuestro futuro. Saber si somos capaces de mejorar lo que tenemos ahora.

Me parece a mi que admite mucha, mucha mejora…

1 me gusta

¿Somos capaces, la gente que habita este pueblo, de crear un evento que reúna a toda la población en torno a él? ¿Somos capaces de idear un evento que, de ejecutarse, sería el orgullo del pueblo entero? Y que, quien no vaya, pueda quedarse en su casa tranquilamente, sin ser molestado por lo que ocurre en el exterior.

Pues contesto, dando mi opinión: no, no sois capaces. No, en Laredo No Se Puede.

Yo he dado una que podría servir. Solo hace falta que participe más gente con más optimismo que el que veo por aquí…

1 me gusta

Las “ideas”, como el “optimismo”, son inmateriales, y su existencia es precaria.

Los datos materiales y objetivos de los que se dispone para opinar, dicen, científicamente, que no: Laredo no es capaz de materializar ideas para enriquecer la vida cultural de sus ciudadanos.

La previsión, en base a datos materiales y objetivos, es que Laredo se hundirá bajo el mar en 30 años.

(Me viene a la cabeza algo que cuenta Voltaire en "Cándido, o el optimismo": se estaba hundiendo un barco lleno de pensadores, y, ante la urgencia, se pusieron todos a crear “sistemas filosóficos”… O algo así. Buen libro, lo recomiendo).

Bueno, siendo precisos, una parte de Laredo. El municipio tiene más superficie que la parte baja del pueblo.

Efectivamente. Ni siquiera el Cambio Climático es perfecto.

Y, sintiéndolo mucho, yo confieso pensar que Laredo no tiene presente ni futuro. Los porqués los desconozco, pero la vida del pueblo es bastante pobre. Laredo es un lugar privilegiado, orográficamente, geográficamente, económicamente. Sus habitantes no han sido capaces de potenciar, o siquiera mantener, el estatus que Laredo merecería.

Lo siento -repito- pero a mí, pensar en Laredo me produce decepción, y no puedo evitar el pesimismo. Ya que estamos en un foro (aunque los participantes quepan en un ascensor), todos los sentires pueden ser expuestos. Libremente.

Cierto es que mi opinión sobre la ciudadanía presupone su responsabilidad… Yo creo que el Cine también ha tratado este tipo de asuntos abundantemente. Una película que representa -para mí- el “nudo pejino” bastante bien es esta, que es entretenida y mejor de lo que aparenta:

Claro que importa que no haya a dónde llevarlo, y mucho. Y no son necesarios proyectos geniales (que por otra parte, serían más difíciles de idear). Al contrario, los proyectos han de ser simples, fáciles de implementar. Sólo necesitan tener una cualidad (bueno, seguramente más de una): deben ser atractivos para la población en general, y para los jóvenes en particular.

Pero insisto en mi postura anterior. Es labor de las personas que hemos elegido sentar las bases para que dichas ideas se puedan hacer efectivas. Cualquier acontecimiento, por pequeño que sea, necesita una infraestructura, un apoyo por parte de las instituciones. Y ahí es donde fallan los elegidos: ni ofrecen apoyos ni crean un cauce para que estas ideas (o cualquier otra que pueda tener un interés más o menos general) se puedan poner en práctica.

En resumen, nuestros políticos no saben o no quieren ofrecernos cauces de participación. No les gusta que les digamos cómo se han de hacer las cosas. Ni que les carguemos de trabajo…

Eso es, para mí, un proyecto genial…

1 me gusta

Y ahí es donde fallan los elegidos: ni ofrecen apoyos ni crean un cauce para que estas ideas (o cualquier otra que pueda tener un interés más o menos general) se puedan poner en práctica.

Supongo que los “cauces” pueden aumentar en formas, fomentarse, potenciarse. ¡PERO esos cauces ya existen institucionalmente! Por ejemplo, el concejal de cultura (aunque ignoro la norma en detalle) es miembro del Consejo Escolar de los institutos, y debería acudir a sus reuniones o estar informado. Porque, por ley, está diseñado así: hay un cauce automático entre corporación y centros de enseñanza. Es parte del “trabajo” del concejal: estar reunido con padres, profesores y alumnos para conocer sus necesidades, colaborar y construir la vida cultural del municipio.

Pero apoyo la moción: más cauces. (¡Qué quisquilla el @pepecorro! ¡No, si al final lo que tú quieres es que trabaje… aunque sea a base de atormentarlo/a con un bombardeo de ideas para hacer!)

(Pero ya sabemos todos que aquí es esencial la “capacidad de desempeño” del encargado/a, claro. La capacidad de trabajo es una medida objetiva en Física, y se mide en julios. Un julio es 1 W/segundo. Ignoro dónde hay que meter la sonda al concejal/a para medirlo, pero se me ocurren ideas).

Un concejal o concejala son designados para realizar esa labor pero, al menos por lo que yo he visto, puede no ser quien ocupe Cultura. En el mandato anterior, por ejemplo, la persona que asistía a los consejos escolares era una de las concejalas de SSPL.

Dicho sea de paso, y por aportar información sobre lo que ocurre en la política, esa concejala terminó abandonando esa labor porque la persona que debía recoger las demandas de los consejos no se reunía con ella, luego eran reuniones desperdiciadas. De esta forma, parecía asimilarse que se culpabilizaría a esa concejala de que las peticiones de los consejos no eran escuchadas, cuando esto correspondería a quien tenía la responsabilidad de recibir la información para llevarla a las reuniones del equipo de gobierno. Obviamente, la concejala de SSPL no pertenecía a ese equipo, era el PSOE con sus cinco concejales de aquel entonces.

…Sí. Me suena que la antigua norma -que por defecto designaba al concejal/a- cambió, y ya no obliga; solo posibilita que se haga. Es decir, un cauce que queda atorado, si el equipo municipal prefiere.

Esto es como la pescadilla que se muerde la cola, porque ES EL POLÍTICO/A el que tiene capacidad para crear esos cauces. Si no quiere, no sé cómo puede haber forma de hacerle llegar propuestas, porque no hay peor sordo que el que no quiere oír.

En el fondo, tiene su miga lo de “los cauces”, porque, siendo un vecino/a el cargo pagado para hacer estas cosas, no se entiende la “desconexión automática”. ¿Qué le pasa? ¿Es que deja de interactuar con los ciudadanos? ¿Ya no siente -como vecino- las inquietudes de su pueblo? ¿Ya no tiene charlas de barra de bar donde comentar lo que hay que hacer? (Seguro que en su día las tuvo).

1 me gusta

¡Desconexión automática! ¡Ja, ja, qué bueno, @javigallardolaredo!

:smile::smile: Tienes toda la razón…

Festival Europeo de Recursos Renovables

(estoy con @aldobelus en lo del nombre. Así queda muy bien, con lo de Renovables en lugar de Cambio climático.

No se trata de incluir solo una cosa, motos o coches, bicicletas o motos… Se trata de que haya cuantas más cosas, mejor.

Por ejemplo, aparte de coches o motos, también hay ¡tejas!

Estas tejas, que parecen de pizarra, en realidad son tejas solares para recoger la energía de nuestro astro rey. Tener una exposición con precios y otras informaciones sobre ellos creo que haría que se usasen más. Y eso es bueno para todo el mundo, nunca mejor dicho.

También hay baterías que facilitan que uses la energía recogida cuando ya no hay sol.

Todas estas cosas, si no se ven, si no te las encuentras, no piensas en ellas. Hacer una feria sobre recursos renovables traería todo esto a nuestra vida diaria y eso favorecería el cambio que necesitamos.

1 me gusta

Muy interesante.

Las ideas, aun siendo buenas, tienen que pasar por el filtro de la “realidad material” para -claro- “materializarse”.

Lo primero sería pensar qué es un “festival”, qué es una “exposición”, qué es una “feria”… Porque son actos distintos; podéis obviar la etiqueta, pero lo real es que hay formas distintas de que esto fuera “material”.

El inventario de lo material en Laredo dice que no hay un palacio de congresos, que no abundan las plazas hoteleras de calidad, que la hostelería no es de calidad… Al menos para lo que seria una FERIA. A una feria irían los fabricantes y distribuidores, los constructores, arquitectos, decoradores, profesionales del sector, y publico en general. Tiene un afán divulgativo, publicitario, promocional y comercial. Esa materialización quedaría descartada, creo yo. A Laredo no va a ir un representante de Tesla, con productos y equipo, a exponer en el polideportivo (o en la ludoteca) , hacer una presentación en el supercine, alojarse en el Cosmopol y hacer comidas de negocios en la pizzería.

Pero sí podría ser una EXPOSICIÓN, quizá. Más hecha desde los consumidores, particulares, con ánimo de informar, dar a conocer y explicar todas estas nuevas posibilidades energéticas. Tal vez en acuerdo con los centros de enseñanza, incluso; tendría un gran valor educativo.

Y claro: ¿quién organiza esto?

Yo entiendo que los ciudadanos o asociaciones particulares pueden tener ideas (y a veces, imaginación y medios para llevar las cosas a efecto), pero es difícil prescindir de la ayuda institucional. Que -además- no debiera ser simplemente colaboración, más bien planificación, promoción y ejecución de estas ideas.

Pero… Si para organizar un “fiesta popular”, como El Desembarco, se suele contratar a una empresa privada… No sé.

Quizá La Caixa puede hacer la carpa, esa que ponen en verano, dedicada a esto de los “recursos renovables”.

El tamaño, aunque habría que estudiarlo y definirlo para llevar el evento a cabo, no es algo que me preocupe, de entrada. Si alguien decidiese desarrollar el evento para Laredo, ya se llegaría a ese punto y se decidiría el tamaño más adecuado.

Lo importante, para mi, es dejar claro que hay posibilidades tan buenas o mejores para crear eventos en Laredo que no sean molestos para el vecindario por su ruido o por continuarse a horas intempestivas o por hacer promoción de la ingesta de bebidas alcohólicas.

También estaría bien continuar y aportar más ideas, más posibles eventos. La idea propuesta está bien, pero seguro que hay más.

Creo que lo mencioné en algún punto del hilo… Los e-sports tienen un auge importante, y los jóvenes están muy en ello. Aun no llegando a organizar algo de “alto nivel”, los juegos en red interesan mucho y a los aficionados también les gusta reunirse.

…Y parece que no solo gusta a los jóvenes de cuerpo:

1 me gusta

Muy buena la historia del vídeo. Gente así hace falta en el mundo. Gente que se ilusiona con algo, aunque esté fuera de su zona de comfort -o precisamente por eso- y que establecen nuevas relaciones y actitudes. Genial.

Pues esa podría ser otra idea. Hacer un congreso de juegos con algún objetivo éticamente atractivo y darle caña; traer gente que lo haga bien y, así, consigues crear afición. Lo del nombre, si es congreso o certamen o azofaifa, pues bueno, se busca el adecuado. Me parece más importante encontrar el objeto de desarrollo, el qué podemos organizar, que cómo lo llamamos. Pero igual me equivoco…