Iniciativa Ciudadana Europea

Creo que esta herramienta ciudadana es muy importante. Permite a la sociedad llamar la atención sobre algo que les afecta y que no ha sido visto por la política o la legislación europeas. Es una herramienta participativa de la que nos tenemos que acordar para evitar excesos. Os dejamos aquí unas notas, extraídas del sitio web de la Comisión Europea.


Logo de la Comisión Europea

¿Qué es la Iniciativa Ciudadana Europea?

Es un instrumento de democracia participativa que permite a la ciudadanía plantear cambios legales en cualquier campo en el que la Comisión Europea tenga competencias (como medio ambiente, agricultura, energía, transporte o comercio).

Es posible que ciudadanos de distintos estados miembros se unan para colaborar en torno a una cuestión.

Para ponerla en marcha se necesitan siete ciudadanos de la UE que vivan en, al menos, siete Estados miembros diferentes, con edad suficiente para votar. Cuando una iniciativa reúne un millón de firmas, alcanzando los mínimos establecidos en, al menos, siete estados miembros, la Comisión Europea debe decidir si adopta medidas o no.

Las organizaciones no pueden plantear iniciativas ciudadanas. Sin embargo, se les permite promover o apoyar iniciativas, siempre que lo hagan con total transparencia.

A partir de su inscripción en la web de la Comisión Europea destinada a las iniciativas y su aprobación, se pueden empezar a recoger las firmas, cuyo plazo de presentación caduca al año.

¿Qué ocurre cuando una iniciativa ciudadana obtiene un millón de firmas?

La Comisión procede al examen de la iniciativa y, en el plazo de tres meses:

  • Los organizadores se reunirán con representantes de la Comisión para explicar detalladamente las cuestiones planteadas.
  • Los organizadores podrán presentar su iniciativa en una audiencia pública en el Parlamento Europeo.
  • La Comisión aprobará un documento oficial que especifique, de haberlas, las medidas que propondrá en respuesta a la iniciativa ciudadana y los motivos por los que ha decidido actuar o no hacerlo.

La respuesta consistirá en una comunicación recibida formalmente por el Colegio de Comisarios y que será publicada en todas las lenguas oficiales de la UE.

La Comisión no está obligada a proponer legislación en respuesta a una iniciativa. Si opta por hacerlo, se pone en marcha el procedimiento legislativo habitual: la propuesta de la Comisión se remite al legislador (por lo general el Parlamento Europeo y el Consejo, o solo el Consejo en determinados casos) y este último tiene que adoptarla para que se convierta en ley.

Puedes ver el procedimiento paso a paso en esta página web, así como más información en general:

https://ec.europa.eu/citizens-initiative/public/how-it-works