Laredo y gastronomía. ¡Por fin! Algo estupendo en la prensa

Laredo y el oficio del buen tabernero

(Para los que pensábamos que “Laredo” y “hostelería de calidad” jamás podrían escribirse juntos en un titular. Vuelve a haber gente en el mundo que dice: “¡vamos a Laredo a comer de lujo!”). :wink:

Observen este mapa. Es solo una búsqueda en GoogleMaps, preguntando por restaurantes bien valorados. ¿Ven el extraño vacío en la población más grande de la comarca? (A ver cómo se explica, porque además debería ser un lugar con acceso a materias primas excelentes, y un puerto pesquero en un paisaje maravilloso).

1 me gusta

Pues sí… Desgraciadamente, la oferta que hay en Laredo peca de ser la misma que podía haber hace… ¿30 años, más? Yo, hace tiempo que no salgo a comer. No encuentro trabajo. Eso me impide hacer una crítica actualizada, pero la que puedo hacer de hace unos años era bastante coincidente con lo que tú dices. Y no creo que haya cambiado mucho. La forma de hacer las cosas sigue siendo la misma.

A pesar de ser un profesional del gremio desde hace décadas, de tener experiencia recogida en el mismo Laredo, en Santander, Madrid, Barcelona, Formentera, Ibiza, Fuerteventura… cuando voy a pedir trabajo y explico todo esto y las cosas que sé hacer, no me contratan. Hay veces que vuelvo al lugar o paso por enfrente y me encuentro a un chavalín recién salido de la escuela. Y no de la de Hostelería, precisamente. Y así sucede desde hace mucho tiempo. Prefieren batalla y pagar poco a ofrecer calidad. Calidad es posible que la ofrezcan en los productos, los hay, es innegable. Pero también hay que saber cómo hacerlos y cómo servirlos, ofrecerlos y acompañarlos. Eso aumenta la clientela. Ese es un negocio a plazo medio/largo, muchas veces y también se prefiere para ya y mañana ya veremos. Luego pasa que el mañana no llega nunca.

Y así nos va. Con huecos en los mapas que hablan de olvido y abandono.

Yo tampoco soy un usuario frecuente de restaurantes… Pero entiendo que la gastronomía es un bien cultural y económico, y que ayuda a “poner en el mapa” a un municipio.

Así, la gente, conoce que Guetaria (2.800 hab.) es buen sitio para comer pescado, si pasas por Aranda aprovechas a comer cordero, a Hazas a comer alubias, no sé si aún a Ajo a comer paella… Supongo que es fuente de trabajo, pero también identidad cultural.

Quizá la hostelería en Laredo ha dependido mucho de las temporadas turísticas, o económicamente se ha preferido cierto tipo de locales, no enfocados a la gastronomía.

Estando Laredo donde está, geográficamente bien situado y comunicado, y en un paisaje agradable, creo que no provoca a nadie la ocurrencia de parar a desayunar o a comer. Tampoco parece que se fomente, para eso del “turismo de invierno”… Y no es una carencia fácil de solucionar, pues habría que favorecer la iniciativa empresarial, u otras acciones de calado. Por supuesto, con “La Feria del Pincho” no basta. :frowning_face:

Por supuesto.

Pues mira, han hecho un esfuerzo y han dado un paso en la buena dirección: una Indicación Geográfica Protegida (IGP) para las anchoas del Mar Cantábrico. ¡¡Y yo que creía que eso ya estaba hecho!! :smile:

Gobierno y conserveros inician los trámites para la consecución de la IGP de la anchoa del Cantábrico

https://www.cantabria.es/detalle/-/journal_content/56_INSTANCE_DETALLE/16413/8556758

Lo malo de la noticia, sin dejar de serlo buena, es que la denominación es, al parecer, para toda la cornisa cantábrica. Yo creía que la iban a tramitar para Santoña y Laredo (¿Colindres quizá también?), las zonas más conocidas por elaborar la más codiciada anchoa. Quizá incluso solo Santoña.

Ese es el lugar de referencia en cartas de restaurante que yo más me he encontrado en mis viajes por España. Anchoa de Laredo aparecía muy poco, se encontraba destacada siempre la de Santoña (incluso cuando mirabas la lata y veías que el lugar de procedencia era Laredo, curiosamente…).

También estuvieron trabajando, desde el Gobierno Regional, con la etiqueta de calidad ecológica Alimentos de Cantabria, pero volvemos a las andadas. Cuando no dedicas recursos al mantenimiento de, por ejemplo, tu página web, la cosa crea desconfianza… Si así están con el sitio web, que es algo sencillo, no me atrevo a querer saber cómo está el resto del proyecto… Advierto, no es que la captura sea mala, es que ¡se ve así! Casi sin contraste y con tipografías mal estructuradas en su código HTML que provocan ese aspecto en algunas tildes (o acentos, diciéndolo mal).

Podemos saber de más denominaciones e indicaciones en Cantabria en este corto artículo del Diario Montañés. Este asunto de las zonas y calidades protegidas puede ayudar a un turismo en Cantabria fuera de estación, algo de lo que tenemos mucha necesidad.

En Laredo, bueno, nos podemos acoger a lo de las anchoas, pero estaría bien que tuviéramos algo propio, único de Laredo. Como un festival original, por ejemplo :rofl:


Más información:

Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación // Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas.

…ya sabía yo que acabaría esto recalando en las anchoas. Es un poco como (solo “parecido”) si Aguilar de Campoo presumiera de gastronomía por sus fábricas de galletas. O Navarra por sus conservas de espárragos (aunque la materia prima no sea de allí, como las anchoas “del Cantábrico”). Por cierto, lo de “cornisa cantábrica” tampoco encaja del todo: en Reinosa hay una factoría que elabora buenas anchoas del Cantábrico.

Sí es verdad que, más allá del excelente producto de algunas fábricas, aún es popular la elaboración casera de conservas. (Aquí hay algo para que el concejal de turno siga no haciendo nada; qué bien).

Yo, es lo que recomiendo siempre: si vas a Laredo, lo mejor es comer de lata. :grinning:

Sí, es un asunto peliagudo. Pero, como ocurre con muchas cosas relacionadas con mejorar nuestra sociedad, la ayuda política introduce cambios positivos. Hace falta apoyo político e imaginación. De lo último no es fácil encontrártelo pero, a veces, me veo sorprendido agradablemente.

Hace falta apoyo político e imaginación. De lo último no es fácil encontrártelo pero, a veces, me veo sorprendido agradablemente.

No creas: seguro que hay muchísimos políticos y funcionarios que hacen su trabajo con esfuerzo, honestidad e imaginación.

Pero como eso debiera ser lo normal, tampoco suscita mucha conversación (aunque se podría abrir un hilo: “Políticos admirables”).

2 Me gusta

Pero, ¿dónde trabajan? Lo de esfuerzo y honestidad lo conozco, pero imaginación… No me suena. :slightly_smiling_face:

Discúlpame, pero no entiendo qué tiene que ver el excelso y único Mujica con el comentario anterior que yo hice.

Mújica será “excelso y único” por haber llegado a presidente. Pero es un ser humano normal (garantizado científicamente, 100%). No ha venido de Ganímedes.

Este hombre trabajaba en Uruguay, ya que preguntabas. En España también hay gente así.

(¿Quizá la pregunta “dónde trabajan” sea apropiada en Laredo? ¿Qué?: ¿que no hay de estos seres humanos en la Costa Esmeralda? Ya lo siento. Ver un OVNI es muy improbable, pero humanos así sí que se ven).

Pero vayamos a España, a nivel municipal: Pasando de partidos

Aquí se desvela uno de los problemas que sufre hoy el pensamiento social, pienso. Se toma lo FRECUENTE como sinónimo de lo NORMAL. Error gravísimo.

Buenos políticos quizá no sean frecuentes, pero son normales. Los accidentes de tráfico son frecuentes, pero no son normales. Que un mecánico no sepa hinchar una rueda, o lo haga mal, no es normal.

Escribiéndolo en español: un político, o un funcionario, (o cualquier profesional) que no trabaja bien, que hace las cosas mal y sin ganas… es un ANORMAL. Y esto debería ser un criterio de referencia. No puede ser que acabemos postrándonos de rodillas ante gente normal, maravillados, como si fueran enviados de la divinidad.

¿Dónde están los políticos que trabajan de forma normal? Pues si tenemos que hacer esta pregunta… la cosa está muy jodida. Creo. (Aunque en política sea frecuente que haya anormales).

1 me gusta