Pago por licencias informáticas: un pozo sin fondo

Esto de pagar por licencias informáticas, que nunca para, porque después de habértelo vendido mejoran un poco el software, lo cambian para que no te sirva el programa que te vendieron hace un año o dos, eso, es un pozo sin fondo. A mí me parece que es una forma de corrupción o, si no, una forma de estupidez humana, que también puede ser. ¿Por cuál decidirse? Mmmm… Difícil elección.

Resulta que hay otra forma de hacer las cosas. Existe el software libre. No voy a explayarme en explicar mucho qué es. Si queréis información, pedidla en otros comentarios o buscadla en Internet. Baste decir que ese tipo de software es más social, más económico y más inteligente como forma de gestionar un organismo público.

Con las licencias libres se paga por el trabajo realizado. Se paga una vez y es para siempre. Si hay un problema, pues se soluciona y lo pagas, claro. Pero es un problema surgido, no se trata de sacarte el dinero una y otra vez por la misma cosa, que además no se ha estropeado. A ver, aquí lo explican mejor (hablan también de las cooperativas, pero no está mal saberlo; si no quieres verlo, ¡avanza!).



Bien, pues en nuestras instituciones públicas no se hace así. Ahí se pagan cifras escandalosas una y otra vez, sin fin. El software libre (y las licencias libres) da trabajo en el sitio en donde se produce la necesidad, luego es más provechoso a nivel empleo. Pagando por licencias privativas le das dinero a alguien que está por ahí, en cualquier país, y te cobra por un trabajo que ha hecho una vez y te lo vuelve a cobrar si le apetece. Basta que lo ponga en la licencia, que escribe él (o ella, vete a saber su género). Es poco eficaz para la ciudadanía. Para la persona que te vende la licencia es un negociazo, claro.

Mira aquí, licencias para la Seguridad Social. Editores de archivos PDF: 306.000,00 Euros. O sea, 50 millones de las antiguas pesetas. Por unos programas que, si fueran software libre, serían gratuitos. Y si fueran licencias libres, también.

Os dejo más información sobre la forma de gestionar el software a nivel público.

Y más:

Venga, 20.357,82 euros.

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-B-2019-48783

Esto:

Acuerdo Marco para el mantenimiento de licencias software del sistema de procesado de datos barométricos y de producción múltiple de cartas náuticas de papel y electrónicas del instituto IHM.

Se va a pagar con 324.840,00 euros.

Las licencias de software, si las desarrollara una secretaría de informática, por ejemplo (no sé si ese sería el lugar del escalafón dentro del gobierno) podría crearlas una vez, mantenerlas con un mínimo esfuerzo y costo, e, incluso, licenciarlas libremente para su uso en otros lugares, como países en desarrollo o, de tener mucho éxito, incluso en países punteros en el asunto de la cartografía náutica.

Se enviarían desarrolladores a instalarlo que cobrarían, el trabajo nunca es gratis, y se crearía riqueza para todo el mundo y nunca mejor dicho. Esta forma de tratar el software solo sirve para que se enriquezca una persona, o unas pocas, vendiendo recetas que no dejan que nadie conozca. Es como si los cocineros no publicasen nunca sus recetas. Lo veríamos como una excentricidad. Pues esto es lo mismo. Son compañías cuya línea de negocio es impedir el desarrollo técnico de la sociedad.

A mí no me parece ético.

Más:

Actualización y soporte técnico de las licencias software del sistema de gestión del banco de sangre “E-DELPHYN” del Sistema de Información de Sanidad de la Defensa (SISANDEF).

17.990,00 euros